CUIDADOS Y LIMPIEZA

 Te damos algunos consejos para que tus joyas Flora conserven el brillo y la transparencia como el primer día.

Materiales

Las joyas de Flora están hechas con resina epoxi, un polímero termoestable que se endurece cuando se mezcla con un agente catalizador, dando como resultado un material similar al cristal, pero mucho más resistente y duradero.

Todas las flores y plantas de nuestras joyas son naturales, secadas por nosotros mismos, por lo que es inevitable que con el paso del tiempo y el sol se vuelvan más claras o más oscuras.

 El acero inoxidable de las piezas y cadenas es un material altamente resistente a la corrosión, fácil de limpiar y que no cambia de aspecto con el paso del tiempo.

Limpieza

Es importante que se limpien las partes de resina de las joyas de manera ocasional, con un paño de algodón, para eliminar cualquier rastro de polvo u otras impurezas que, con el tiempo, puedan rayar la pieza.

Si la resina perdiera brillo o se manchara, se puede limpiar con un paño humedecido, jabón y frotando ligeramente. También se puede aplicar líquido o pasta pulidora, con ayuda de una gamuza, para que la pieza vuelva a brillar como si estuviera recién salida del taller de Flora.

Es importante que las piezas no se limpien con alcohol, acetona o cualquier otra sustancia solvente, ya que podría dañar la superficie brillante de la resina, haciendo que se vuelva opaca o amarillenta.

Cuidados

Si se conservan adecuadamente, las joyas de Flora pueden durar muchos años como nuevas. Sin embargo, como todas las joyas, hay que tener en cuenta que por el sudor, perfumes, cremas corporales u otros productos cosméticos, además del uso diario, pueden sufrir cambios.

Evita usar tus joyas Flora bajo el agua. No te duches con ellas, ni las dejes en lugares con exceso de humedad, como el baño.

Evita que le caigan directamente perfumes, desodorantes, lacas u otros productos cosméticos.

Evita que tus joyas entren en contacto con alcoholes o productos de limpieza como detergentes, lejía, etc.

Evita exponer las piezas a focos de calor extremo o los rayos directos del sol. Aunque la resina es muy resistente a las temperaturas extremas, los elementos orgánicos podrían verse afectados si se exponen durante mucho tiempo.

Cuando no se estén usando, es recomendable guardar las piezas en un lugar sin humedad y donde no estén en contacto con otros materiales metálicos; en una caja o liadas en un paño, para evitar rasguños o daños de cualquier otro tipo. 

Carrito de compra